• Centro Terapéutico Id

Suicidio Adolescente: Las alarmantes cifras de nuestro país

Hace algunos días nos impactó la noticia sobre una joven que decidió acabar con su vida en un café de nuestra capital. Este hecho nos invita a cuestionar sobre la urgencia que enfrenta nuestro país en relación a la prevención del suicidio infanto juvenil. Como sociedad, hemos experimentado muchos cambios en pocos años y pareciera ser que el Estado se encuentra ausente en la propuesta de políticas públicas que se preocupen en detectar y prevenir estos hechos.


Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el suicidio es la segunda causa principal de defunción en el grupo etario de 15 a 29 años. Más preocupante aún, son las cifras entregadas por el informe realizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), en donde Chile aumentó en un 90% las cifras de suicidio juvenil entre los años 1990 y 2011, lo que corresponde al segundo lugar a nivel mundial luego de Corea del Sur.


Para hacer frente a esta situación, en el año 2013 el Ministerio de Salud lanzó un programa nacional para la prevención del suicidio. Sin embargo, éste ha sido bastante cuestionado por los establecimientos y estamentos públicos, pues cuenta con escasos recursos para implementarse y no cuenta con los dispositivos para cubrir todas las regiones del país. En la actualidad, Chile no cuenta con una ley de salud mental, la cual podría ayudar a reducir el suicidio entregando mayores recursos para poder trabajar con poblaciones de riesgo.


Si tienes dudas sobre este tema o no sabes de qué manera abordarlo con tus hijos e hijas, escríbenos a contacto@centroid.cl

Uno de los temas más contingentes para abordar el suicidio adolescente fue el estreno de la segunda temporada de la serie “13 Reasons Why”. Al igual que en la ficción, en nuestra sociedad hay muchos niños y adolescentes que están sufriendo en silencio, con padres y madres digitales que no están atentos realmente al contacto humano y afectivo que necesitan sus hijos. Dada esta situación, se vuelve fundamental detectar algunas de las señales que nos entregan los jóvenes para estar atentos a estos llamados de alerta como: intentos de suicidio previo, irritabilidad sin una justificación aparente, alteraciones del estado del ánimo, hablar sobre muerte o deseos de no despertar, descuido en la higiene personal, aislamiento familiar y social, autolesiones, actitudes violentas y comentarios con contenido de desesperanza.


En Centro Id creemos necesario que esta temática, aunque sea incómoda y dolorosa, debe ser abordada y conversada en familia, para que los niños y jóvenes comprendan que su familia es el pilar de sus vidas y que en sus miembros encontrarán el apoyo y contención necesaria frente a los problemas que los atormentan. El decirle que los amas y que son una parte muy importante en tu vida, les ayuda a fomentar una autoestima saludable, comprendiendo que sus problemas también te preocupan y que en ti encontrarán el soporte necesario para salir adelante.


Debemos empatizar con los problemas de los jóvenes, pues para ellos muchas veces sus problemas no tienen solución. Pese a ello, debemos generar un ambiente de confianza que estimule la buena conversación y la confianza, evitando las críticas y el minimizar las dificultades que a ellos los aquejan.


Si tienes dudas sobre este tema o no sabes de qué manera abordarlo con tus hijos e hijas, escríbenos a contacto@centroid.cl o llámanos a los teléfonos para reservar tu hora.


247 vistas