• Centro Terapéutico Id

¿Por qué mi hijo es agresivo? Posibles causas y estrategias para abordar la agresividad infantil

En nuestro trabajo en terapias infantiles, hay algunos motivos de consulta que se van volviendo recurrentes, como es el caso de las conductas agresivas en los niños. A nuestro Centro llegan muchos padres y madres preocupados por los cambios de comportamientos que observan en sus hijos. La mayoría de las veces nos comentan que no pueden explicar cómo sus pequeños pasaron de ser “una taza de leche”, a un “torbellino sin control”, describiendo muchas veces conductas desafiantes, oposicionistas y agresivas.


Hay diversas causas para explicar estos cambios de comportamientos en los infantes. En el siguiente listado, comentaremos las más recurrentes:


- Mala comunicación y relaciones tensas entre los padres después de una separación. Es importante mencionar que los niños están constantemente leyendo e interpretando nuestras emociones y acciones, por lo tanto, si mostramos enojo hacia alguien, ellos lo van a percibir y probablemente, imitar la forma en cómo comuniquemos ese disgusto.


- Baja autoestima e inseguridad, ambas pueden expresarse de un modo violento por no comprender ni saber expresar sus emociones de forma adecuada.


- El nacimiento de un hermano, lo que generalmente puede producir celos y necesidad de más atención por parte de los adultos.


- Problemas en sus relaciones sociales. Cuando evidenciamos conductas agresivas, es necesario entender que es la manera en que los niños expresan la rabia que sienten por otras situaciones de su vida y sobre las que no tienen control.


- Factores de tipo orgánicos, hormonales y problemas de salud que se asocian a un comportamiento agresivo. Los niños con sintomatología depresiva pueden exhibir este tipo de comportamiento, ya que la depresión se manifiesta de manera diferente a los síntomas del adulto. (ejemplo: irritabilidad, llantos, pataletas, etc.)


Si se encuentra en una rabieta intensa, aléjate y deja que siga su curso. Si se sale de control, a veces nos da mucho miedo y es bueno poder verbalizar ese sentimiento cuando la rabieta acabe y puedes abordarlo de la siguiente manera: “Me da miedo que te dañes o dañes a los otros cuando te enojas”. Recuerda que una de las estrategias más poderosas con tu hijo es tu atención, pues cuando los niños desarrollan conductas desafiantes, significa que han aprendido a obtener tu atención de una manera negativa.


Es importante considerar que la personalidad de los niños se construye a partir del conocimiento del mundo que lo rodea. Para eso, es necesario que se sienta protegido y cuidado en su entorno familiar. La familia es el modelo socializador de los niños, es su modelo de actitud, de disciplina y de conducta. El tipo de disciplina que se aplica en la familia influirá en la promoción de una conducta agresiva. Un padre o madre poco exigente, y que tenga actitudes hostiles o que esté siempre desaprobando o castigando con amenazas, inducirá la agresividad en el niño.


Si tu hijo presente este u otros problemas, no dudes en escribirnos a contacto@centroid.cl o llámanos a los teléfonos +569 81833152 / + 56963085523 y nos comunicaremos contigo.

140 vistas